El tiempo - Tutiempo.net

Publicación: 10/09/2020

CONFLICTO POLICIAL: FUÉ CONFIRMADO SERGIO BERNI COMO MINISTRO DE SEGURIDAD DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

“¿Quién va a renunciar? Esto no es para cagones”. Quienes escucharon a Sergio Berni en estas horas de tensión por la protesta de la Policía Bonaerense cuentan que el ministro de Seguridad provincial se ríe cuando le consultan sobre el tema. Dicen que está “intacto”, “más firme que nunca” y que no evaluó “nunca” dejar su cargo. No está preocupado, apuntan, por la presión de un grupo de intendentes del PJ para que dé un paso al costado y, mucho menos, por las críticas de la oposición: al cabo recibió el respaldo público de Axel Kicillof que representa en definitiva la certeza de que Cristina Kirchner, su única líder, no le quitó su apoyo. “No duerme desde hace dos días por este quilombo y hasta que no se solucione no va a parar”, exagera un hombre de su extrema confianza a este diario.

A la espera de que el ministro de Economía provincial, Pablo López, terminara de pulir los números para decretar el aumento a los policías, tras dar una conferencia de prensa este martes Berni decidió llamarse a silencio, lo que representó un abrupto giro en su alto perfil mediático. Lejos de aquel todoterreno que ordenó el tránsito en Puente La Noria en julio, en medio de la interna con su par nacional Sabina Frederic, ó el de los spots de cuasi campaña, decidió replegarse cuando advirtió que el “reclamo justo” de mejora salarial estaba fogoneado por cuestiones políticas. También se desconectó de lo que se dice en los medios.

Confían en su entorno que su decisión de no atender el teléfono obedece a una “estrategia” de cara a la negociación que, aunque no se da en términos formales por impedimento legal (la Policía Bonaerense no tiene sindicato), llevan adelante funcionarios de su ministerio. El subsecretario de Coordinación de Políticas de Seguridad, Darío Ruiz, le reporta desde las oficinas de Puente 12 en La Matanza el avance del diálogo. “Decidió ir a La Plata, para que nadie busque hacer un show utilizando su presencia, pero está encima de todo lo que se dice y habla minuto a minuto con Axel. Contra lo que todos piensan y las operaciones que hay, esto los acercó más”, aseguran desde la Provincia.

No se referían a la protesta en sí, sino a la presión de sectores de la política que, a partir del reclamo, presionan a Kicillof. Aunque en la gobernación aseguran que “ningún intendente le pidió la cabeza de Berni”, el silencio al que se llamaron los alcaldes del Conurbano hasta que fueron convocados a ir a la Quinta de Olivos, fue contundente. “Si querían sacarlo al Loco, se pasaron de rosca. Y por los medios no les sacás un ministro a Axel y menos a Cristina”, razona un dirigente de peso del peronismo bonaerense que conoce de primera mano el estrecho vínculo de más de 30 años entre el funcionario y la vicepresidenta.

La alusión tiene que ver con la composición de la protesta. “Las áreas más importantes, como Infantería, el Grupo Halcón, el GAD (Grupos de Apoyo Departamental) no se plegaron. Son menos de 2 mil policías en una fuerza que tiene 90 mil efectivos. No hay un problema de liderazgo”, repasan en la gobernación, donde sostienen que el grueso de los efectivos que se manifestaron responde a lo que fueron las policías locales, cuyo control Berni se resistió a devolverles a los intendentes. Una decisión que, por supuesto, refrendó Kicillof.

De ahí que la pulseada parece exceder a la que desde los primeros días de gestión se evidenció entre los intendentes con el ministro de Seguridad y del que no es del todo ajeno Alberto Fernández, a pesar de que en las últimas semanas buscó conciliar en el marco del Plan Integral de Seguridad que lanzó su Gobierno.

En efecto, la falta de un pronunciamiento de un apoyo masivo de los alcaldes del PJ, excepto Julio Zamora (Tigre) y Mayra Mendoza (Quilmes), durante el martes y buena parte del miércoles, incluso con la residencia presidencial rodeada de patrulleros y centenares de efectivos- alimentó las especulaciones, más allá de que cerca del gobernador juran que está “trabajando junto a ellos” para encontrar una solución.

Con todo, hubo alcaldes a los que llamó el Gobierno nacional para reunirse con Alberto F. y Kicillof recién confirmaron asistencia cuando escucharon que pares opositores, con el local Jorge Macri y Diego Valenzuela (Tres de Febrero) a la cabeza, habían decidido participar de la reunión junto al Presidente y al gobernador, como gesto de fortaleza institucional.

Berni, que prometió mantener el bajo perfil hasta que se llegue a un acuerdo, se abstuvo de participar en la reunión, para no caldear los ánimos. Al cabo, sabe que su continuidad depende exclusivamente de Cristina. Fte. Identidad Correntina

Deja una respuesta