El tiempo - Tutiempo.net

Publicación: 8/09/2020

POLICÌAS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES PROTESTAN POR SUS SUELDOS

El malestar latente en los casi 100 mil efectivos de la Policìa Bonaerense por la falta de actualización de sus salarios se tradujo en ruidosas protestas que se llevaron a cabo a lo largo y a lo ancho de la provincia de Buenos Aires.

El epicentro de las protestas fue Adrogué, en el partido de Almirante Brown, Mar del Plata, San Nicolás, La Matanza. Los organizadores esperan que cuando llegue a ese distrito se dispare al resto del Conurbano.

El malestar de los policias viene desde los últimos meses del Gobierno de María Eugenia Vidal y se acrecentó por la falta de actualizacón salarial de parte de la administración Kicillof, sumado al desgaste que significa estar en funciones en plena pandemia. Hoy se estima que hay entre 3.500 y 7 mil efectivos contagiados de coronavirus.

“El policía está trabajando muchas horas, no hay compensaciones. La última que se dio fue de 4 mil pesos, los salarios no se actualizan desde marzo”, le dijo al periodismo Nicolás Masi, titular del SIPOBA, el gremio policial.

La actualización que se necesita orilla los 60 mil pesos, indispensable para equiparar los salarios de la Policía Metropolitana, que siempre funciona como meta. “Un empleado público que trabaja 8 horas no puede ganar menos que la canasta básica”, sostuvo Masi.

También hay un pedido para que “se dé un corte final al pago de las distintas bonificaciones –remunerativas y no remunerativas, con o sin aporte-, y conforme a las pautas establecidas en reciente fallos judiciales de la Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

EStas bonificaciones, sostienen, “no solo hacen que se distorsione el pago de haberes, sino que genere continuamente reclamos judiciales, y que terminan siendo una carga extra para las arcas del estado provincial”.

Los ingresos de los policías están tradicionalmente atados a la paritaria docente. Hoy, según el SIPOBA, un oficial con cuatro años de antigüedad en la fuerza percibe un salario bruto de 46.900 pesos, aunque una vez que se aplican los descuentos de ley, al bolsillo llegan unos 37.840 pesos.

Hubo un pedido formal con una escala salarial que incluye aumentos, al ministerio de Seguridad, pero la respuesta nunca llegó. Cansados, los uniformados coparon las calles de la Provincia. El reclamo, anticipan, recién comienza.

 

Deja una respuesta