El tiempo - Tutiempo.net

Publicación: 12/01/2017

LA GOBERNADORA DE BUENOS AIRES LE DIJO A INFOBAE “QUE LO PEOR YA PASO Y QUE SE HACE CARGO DE LO QUE HAY HOY EN LA PROVINCIA”

Declaraciones exclusivas al portal Infobae de la Gobernadora María Eugenia Vidal es hábil. Evita, por ejemplo, criticar con crudeza a Daniel Scioli, como marca el manual de estilo de Jaime Durán Barba. Hace equilibrio entre la guía comunicacional del consultor ecuatoriano y el pedido de Emilio Monzó y el ala política del PRO de incorporar dirigentes peronistas al espacio. En especial por la inclusión de justicialistas en su gabinete: “Más que peronistas he incorporado gente que creo valiosa“. Dice que no rechaza la candidatura de Elisa Carrió en la provincia de Buenos Aires, que es un error creer que si Cambiemos gana este año el oficialismo gobernará por ocho años y que, por el contrario, solo se quedará hasta el 2019 si pierde. Defiende la foto con Mario Ishii y Eduardo Duhalde de hace unos días, jura que no le interesa una eventual candidatura de Cristina Kirchner y asegura que Pablo Bressi es un buen jefe policial, pero que hay etapas par la gestión, que no descarta cambios y que “es difícil saber” cuando la provincia de Buenos Aires será segura. La gobernadora bonaerense está de excelente humor, una costumbre casi habitual cuando enfrenta a los medios. Recibe a Infobae en su oficina del piso 19 de la sede porteña del Banco Provincia al borde del mediodía del martes 10, una hora antes de almorzar con Mauricio Macri. Está a días de iniciar sus vacaciones de una semana en las playas mexicanas con sus hijos. Se pone seria cuando habla de ellos. “Fue un año duro para ellos”, confiesa. No solo por el divorcio con el intendente Ramiro Tagliaferro. Sino por las amenazas sufridas durante el año pasado en medio de la purga de la Policía Bonaerense y del Servicio Penitenciario Federal, las consecuencias en la seguridad de su familia y el reclamo de sus tres hijos, en especial de la mayor, de 16 años.

– El año pasado tuvo varios mensajes mafiosos, como la vaina en su casa o el mensaje en los tribunales de San Martín. ¿En algún momento sintió miedo? ¿La pasó mal?

Cualquier persona que intentar ser intimidada la pasa mal, por supuesto. Más por mi familia que por mi; yo elegí este trabajo y sabía donde me estaba metiendo, pero la familia, los hijos, los padres…

– ¿Sus hijos le han reclamado?

La mayor tiene 16, algunas medidas de seguridad no les gustan porque restringen su libertad. Son adolescentes las dos mayores, lo hemos hablado, son conscientes de que son medidas necesarias. Mi hijo más chico todavía es chico, tiene 10, atraviesa menos este tema. Lo hemos hablado y tratamos de encontrar una manera de vivir lo más normal posible. Yo también quiero que tengan una vida normal. Nos tuvimos que mudar, tuvieron que dejar su casa. Hay costos. Esto fue lo que más me pesó de las intimidaciones: los costos familiares y personales.

Deja una respuesta