El tiempo - Tutiempo.net

Publicación: 12/10/2015

RAMOS MEJIA: EL RELATO TERRIBLE DE UN TESTIGO DEL FEMICIDIO DE JULIETA MENA

femienramosSin dudas es un testimonio que complica aún más a Marcos Andrés Mansilla (33), detenido acusado de haber matado a golpes a su pareja, Julieta Mena (23), en la casa que compartían en Ramos Mejía: “Le decía ‘negra de mierda, con cuántos me cagaste’ y le seguía pegando. Yo escuchaba que le pegaba y le pegaba. Cuando me amenazó no quise llamar a la policía porque pensé que era una pelea nada más de ellos, no sabía en qué estado estaba él”.

Según contó el testigo, todo comenzó cuando él le golpeó la pared de su cuarto porque escuchaba gritos. Ahí comenzaron las amenazas por parte de Mansilla: “Me contesta el golpe golpeando mi pared. Me amenazó diciéndome ‘qué golpeás la pared de mi casa, te voy a matar, vos no sabés quién soy’. Yo la escuchaba llorar a Julieta y fue muy desgarrador escucharla pidiéndole por favor que le deje de pegar”.

2103654h349

“Cuando sentí que me amenazaban, no llamé a la policía. Como pasa en muchas parejas, uno denuncia y la mujer por miedo dice que no pasa nada. Quise resguardar la seguridad de mi hijo y mi mujer que dormían. Me quedé mirando las cámaras para ver si se acercaba a mi casa a hacer disturbios. Me quedé 30 minutos mirando las cámaras”, continuó relatando Mauro.

Y luego fue cuando sospechó que la había matado: “Escuché todo el lío y me quedo mirando las cámaras en mi habitación. Me acuesto pensando que no va a venir a hacer nada y en un momento se escucha que grita y llora. Me levanto de la cama, me acerco a la pared y escucho que él llorando le decía ‘Juli, por favor, despertate, no me hagas esto'”. 

“Al escucharlo llorar, me di cuenta que no era una pelea más y en el momento dije ‘la mató'”, confesó.

Sobre su accionar, expresó: “Nunca se me ocurrió ir a chequear cómo estaba ella porque no hablaba mucho con ellos. Los saludaba y vinieron un par de veces a casa a ver a mi hijo, pero no tenía un trato. Pensé que era una pelea más. A veces escuchaba ruidos o discusiones en el fondo. Nunca supe si le pegaba”.

Recién tomó medidas cuando escuchó a Mansilla llorar: “Desperté a mi mujer y le dije ‘llamá a Marcela (la mamá de Julieta) para que venga a ver qué pasa porque pasó algo grave’. La mamá llegó a las 4 de la mañana con el papá de mi mujer. Ahí llamamos a la policía, llegó a los 15 minutos, y se escuchaban los golpes de la puerta. No contestaba nadie y a los 20 minutos veo por las cámaras que se fueron porque la policía no podía entrar ni hacer nada”.

“Cuando veo que se van, agarro el teléfono y la llamo de nuevo a la mamá. Le digo ‘Marcela, volvé y hacé algo porque yo escuché que el tipo le decía despertate por favor’ y eso es algo grave’. Mi mujer no le había dicho eso en la primera llamada. Yo se lo dije para que tomara conciencia”, agregó.

Si bien explicó que no tenía mucha relación con ellos, Mauro relató que sí estaba al tanto de los antecedentes del sospechoso: “Tenía problemas con la droga, estuvo preso y sé que tuvo una denuncia por golpes de su mujer anterior, pero no mucho más que eso. Él era el conflictivo, nada tiene que ver la familia, que aportó todo para entregarlo”.Fte.infobae

Deja una respuesta