El tiempo - Tutiempo.net

Publicación: 28/02/2014

POLITICA: Massa en la disyuntiva “cantidad vs calidad”

massa

 

Por Pablo Mandarino. El desafío de Sergio Massa de fundar su espacio político sobre las bases de una nueva dirigencia y sobre el precepto de una nueva forma de hacer política, parece estar rindiendo examen en muchos de los distritos calientes de la Provincia de Buenos Aires.

El concejal del FpV y Presidente de la HCD de La Matanza, Miguel Bampini trató a aquellos que se pasaron al massismo de “pisar con un pie en un bote y con el otro pie en otro bote”. Y justamente en ese juego de “equilibrio” parecería estar atrapado el fundador del Frente Renovador, que después de sumar dirigentes prácticamente a la marchanta, le llegó la hora de elegir los nombres que más le convienen a su imagen en cada partido.

En el caso de la Municipalidad de Merlo, la nueva adquisición del nuevo partido, el propio Intendente Raúl Othacehé, aportó dos bancas de Diputados Provinciales al bloque massista en la Cámara bonaerense, pero la misma incorporación alejó a seis concejales del distrito que se sintieron traicionados por el Intendente de Tigre al ver que pactaba con su ex contrincante enquistado en el poder desde hace 23 años.

Con el afán de dejarlo a Scioli sin mayoría en la cámara, Massa, puso en la balanza  las altas y las bajas con la entrada de Othacehé al frente, pero las dos bancas que le proporcionarían dejarlo al gobernador sin la primera minoría, tuvieron el peso suficiente como para inclinarla definitivamente.

De esa manera, Gustavo Menéndez, representante del Frente Renovador en Merlo que en las últimas elecciones logró quedar a apenas 2 puntos del “Vasco” Othacehé, y conseguir así 6 bancas en el Consejo Deliberante, manifestó que al ver al propio Massa afirmar que el jefe del partido en el distrito es el intendente, “fue una traición a la gente”, y opinó que el frente “ya no es tan renovador”. Por lo tanto, fue uno de los primeros en pegar el portazo.

Algo parecido sucede en La Matanza, donde el armado del Bloque dispuso que los cinco concejales de Massa en el distrito sean hombres de confianza de dirigentes de peso en el distrito cercanos al ex titular del Anses como Graciela Camaño, Rubén Ledesma, Felpe Solá y Miguel Saredi.

Uno de ellos, Ariel Martínez, al responder sobre los rumores de ruptura (inclusive antes de la primera sesión de la HCD) aseguró que son “cinco dirigentes que hemos jugado siempre de forma independiente”, por lo tanto, “hay resquemores pero no ruptura”. Pero avisó: “El bloque está unido, siempre y cuando no empiecen a prevalecer algunos intereses personales”.

Uno de los temas a tratar en el Consejo Deliberante de La Matanza para el FR es el caso de la empresa adjudicataria del estacionamiento medido en San Justo y Ramos Mejía. Sobre dicha ordenanza hay diferencias dentro del bloque mismo, ya que mientras Martínez pidió en el mes de noviembre un pedido de informe para conocer la situación legal, laboral y financiera de la empresa, Fernando Asencio, otro de los concejales massistas, ya pidió la derogación de la ordenanza. Pedido que no acompañaría Ariel Martínez, ya que a pesar de la escasa información brindada, considera la ordenanza como oportuna y necesaria.

Otra notoria diferencia entre ambos funcionarios sería en cuanto a la visión del rol de Fernando Espinoza dentro del Partido Justicialista. Mientras para Fernando Asencio “Espinoza debería dejar de jugar con el sellito de goma del Partido Justicialista”, Ariel Martínez, por el contrario, afirma que él voto al intendente para que ocupe el puesto de Presidente del partido a nivel provincial.

De esta manera, el primer paso de Massa fue sumar la mayor cantidad de dirigentes posibles, y el resultado fue un objetivo claramente cumplido. En palabras del analista Carlos Fara, “está comprando paquete completo”. Pero a partir de ahora, la tarea del tigrense es mucho más compleja.

“A buen viento, mucha vela pero poca tela” pareciera rezar el navegar del Frente Renovador en la Provincia de Buenos Aires. Y entre botes que se ocupan y abandonan, por cada marinero que Massa sume y reme a su favor, habrá muchos otros que cambien de embarcación, salvo que sorprenda a todos y logre, como tanto se especula, incorporar al Capitán de un barco que Avanza.

Comentarios cerrados