El tiempo - Tutiempo.net

Publicación: 26/03/2013

JUSTICIA: Perpetua para el policía que mató a un joven por la espalda en Baradero

El Tribunal Oral de San Nicolás dictó sentencia en el caso que involucra a Gonzalo Kapp, efectivo de la Bonaerense que asesinó a Lucas Rotela en febrero de 2011 en la ciudad que gestiona Aldo Carossi. El joven de 18 años recibió el impacto de una Itaka por la espalda. La Fiscalía pidió prisión perpetua por homicidio calificado aunque para la Defensa debía ser homicidio culposo.

kapp policia asesino del pibe en baradero facebookLos jueces Cristian Ramos, María Ocariz y Laura Fernández condenaron al policía Gonzalo Kapp a prisión perpetua por el delito de homicidio calificado. El crimen de Lucas Rotela ocurrió en Baradero en la madrugada del 12 de febrero de 2011.

Kapp patrullaba junto a un policía de apellido Cáceres las calles de Baradero. En la plaza Colón vieron un grupo de jóvenes y se acercaron en contramano. Cuando vieron llegar al móvil policial, los tres amigos escaparon. Entre ellos Lucas Rotela, que salió a pie con su moto de tiro. Kapp dijo que dio la voz de alto pero no le hicieron caso, por lo que efectuó el primer disparo “con posta de goma en dirección al piso”.

Relató que hizo otro disparo al piso y que el tercero lo efectuó cuando el joven se iba del lugar ya con la moto en marcha. Era una bala de plomo que dio en la espalda de la víctima, quien llegó a su casa y fue llevado por su padre al Hospital Lino Piñero de Baradero, donde murió al mediodía, cuando un helicóptero sanitario sobrevolaba la ciudad para trasladarlo.

La causa motivó la reacción de los vecinos de Baradero que en numerosas oportunidades se movilizaron por las calles de la ciudad reclamando justicia.

La investigación llegó a juicio y el Fiscal Manso, quien intervino en la causa, consideró que se trataba de un homicidio calificado, cometido por un funcionario público que abusó de su cargo y se excedió en el ejercicio de sus funciones, en actitud “irresponsable, irracional y desproporcionada”.

Por ello pidió la pena máxima, prisión perpetua. El fallo de la sentencia reproduce, en gran parte, el pedido de la Fiscalía.

Para la Defensa, en cambio, la calificación debía ser homicidio culposo, producto de la negligencia del compañero de Kapp, que fue quien cargó el arma en cuestión, una escopeta calibre 12/70 marca Mossberg. Sus abogados pidieron la absolución aunque también, subsidiariamente para el caso de que fuera condenado, planteó la figura de homicidio culposo, que tiene una pena máxima de 5 años.

Deja una respuesta