sábado 24 de octubre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
RADIO EN VIVO

CASO PERALTA: 29 años y 11 meses de prisión para el asesino de Diego

 El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, conformado por jueces subrogantes, condenó a la pena de 29 años, 11 meses y 27 días de prisión a Carlos Ramón ‘El Pipi’ Garzón (40), al encontrarlo responsable por el secuestro y asesinato del adolescente Diego Peralta, ocurrido en la localidad bonaerense de El Jagüel en el año 2002.  La resolución, nacida de la realización del segundo juicio oral y público realizado por ese crimen, señaló a Garzón como responsable de haber robado el vehículo VW Senda que fue utilizado para secuestrar a Peralta y de ser el autor material de la muerte del adolescente de 17 años.  Garzón se mantuvo dos años y medio prófugo en Paraguay hasta noviembre de 2004 cuando fue detenido y posteriormente extraditado a la Argentina en 2007; pero como no hubo tiempo de cumplir con los plazos procesales, no fue juzgado en junio el 2008 con el resto de los acusados.  Durante el desarrollo de este proceso, que se inició el lunes 8 de noviembre, Garzón dijo “no tener nada que ver con el robo del auto” utilizado y negó “haber participado en el crimen de Diego Peralta”.  La condena estuvo sujeta a los alcances de la resolución por la que Paraguay accedió a la extradición, donde impuso como condición que no sea condenado a prisión perpetua, ya que ese país no contempla esa pena para el delito de secuestro extorsivo.  El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata estuvo integrado por los jueces subrogantes Héctor Carlos Acuña (retirado) y los magistrados del Tribunal Oral Criminal de Santa Cruz, Mario Gabriel Reynaldi y Joaquín Carlos Ruggero.  Diego Peralta (17) fue secuestrado la mañana del 5 de julio de 2002, en la localidad bonaerense de El Jagüel, cuando se dirigía en un auto de alquiler (remís) al colegio privado al que asistía.  Sus secuestradores lo llevaron a una vivienda del barrio Los Plátanos, en Berazategui, lo narcotizaron y exigieron a su padre un rescate de 200 mil dólares.  Al tercer día de cautiverio, lo asesinaron a puñaladas porque creían que Luis Peralta, padre del adolescente, no quería pagar el rescate y porque Diego les había visto la cara y los reconocería.  El cadáver fue arrojado a las aguas de una tosquera de Ezpeleta atado a un riel y encontrado recién el 12 de agosto de 2002; sus captores cobraron un rescate de 9.000 pesos y 2.000 dólares que pagó el padre el padre del joven.  Por este secuestro seguido de muerte, en el primer juicio este mismo tribunal condenó a prisión perpetua a Marcelo ‘Chelo’ Cejas, Julio César Rotella, David ‘Chaca’ Pereyra, Rosa Pistillo, alias ‘La Gorda Rosita’, y Enrique ‘Baty’ Báez; y sentenció a Lauro Shimabukuru a 10 años de cárcel y José Pablo García a 5 años

Deja una respuesta