domingo 25 de octubre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
RADIO EN VIVO

CASO PERALTA: El acusado negó participación en el asesinato de Diego

 El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata realizó  la segunda audiencia del juicio oral por el secuestro y asesinato del adolescente Diego Peralta, ocurrido en la localidad bonaerense de El Jagüel en 2002, ocasión en la que el único acusado negó haber participado en el crimen del menor de 17 años.  En la primera audiencia, realizada ayer, los jueces dieron lectura a la causa que se le sigue a Carlos Ramón ‘El Pipi’ Garzón (40), acusado de haber robado el vehículo Volkswagen Senda utilizado para secuestrar a Peralta y de ser el autor material de la muerte del adolescente de 17 años.  Tras la audiencia de hoy, José Luis Ferrari, abogado de la familia Peralta, contó que Garzón negó haber participado en el secuestro y asesinato, al igual que lo hiciera ayer cuando se lo indagó sobre si había sido él quien robó el auto VW Senda utilizado para interceptar el remís en el que viajaba el joven a la escuela.  “Garzón negó participación alguna en el crimen, sostuvo que no es él y que hay otro ‘pipi’ en su barrio y que lo confundieron de persona”, contó Ferrari.  El abogado defensor de la familia Peralta, indicó que hoy también declaró la madre del joven asesinado (Emilse), quien realizó “un alegato de tipo emotivo, contando cómo vive sus días y de los problemas para el acceso a la justicia” y “pidió que se investigara la línea de participación policial” en el hecho, por lo que ahora “el tribunal deberá decidir si abre investigación paralela por la denuncia efectuada”.  En la jornada también expuso el Sargento 1ro. de la Policía bonaerense que detuvo, tras el crimen, a Marcelo ‘Chelo’ Cejas, el arrepentido que delató a la banda y acusó a Garzón como autor material del crimen.  Garzón se mantuvo dos años y medio prófugo en Paraguay tras ocurrido el hecho y en noviembre de 2004 fue detenido en el vecino país y extraditado a la Argentina en 2007, aunque no pudo ser juzgado en 2008 junto al resto de los acusados porque “no dio tiempo a cumplir con los actos procesales” por lo que es ahora indagado por la justicia.  Ferrari expresó ayer a esta agencia que si bien “los alcances de la resolución por la cual Paraguay lo extradita a Garzón a la argentina es la condición de que no sea juzgado a prisión perpetua (ese país no contempla esa pena para el delito de secuestro extorsivo), pero como son dos hechos independientes como el robo del automotor y el secuestro y asesinato le caerá una pena superior a la prisión perpetua, y entiendo que este ministerio estará pidiendo treinta años o tal vez más”.  Ayer, en el inicio del juicio oral, Emilse Peralta dijo   que Garzón “fue el verdugo de mi hijo. Fue él el que lo llevó del hombro a Diego y lo asesinó. Es el autor material”, y dijo que “ha ocho años y tres meses no me pienso callar nada. Lo que más me duele es que por ser humilde y gente de trabajo nos falten el respeto porque nosotros no sabíamos nada, pero yo hoy aprendí”.  Garzón es juzgado por los jueces subrogantes del TOF 1, Héctor Carlos Acuña (retirado) y los magistrados del Tribunal Oral Criminal de Santa Cruz, Mario Gabriel Reynaldi y Joaquín Carlos Ruggero.
El juicio, que se realiza en el edificio de calle 8 entre 50 y 51 de La Plata, comenzó ayer y la próxima audiencia será mañana a las 10, y el viernes 12.  Cabe recordar que Diego Peralta (17) fue secuestrado la mañana del 5 de julio de 2002, en la localidad bonaerense de El Jagüel, cuando se dirigía en un remís al colegio privado al que asistía.  Los captores llevaron al chico a una vivienda del barrio Los Plátanos, en Berazategui, lo doparon y pidieron a su padre 200.000 dólares de rescate.  Al tercer día de cautiverio, la banda decidió asesinar a Peralta a puñaladas porque creían que Luis Peralta, padre del adolescente, no quería pagar el rescate y que Diego les había visto la cara y los reconocería.  Los delincuentes lo arrojaron a las aguas de una tosquera de Ezpeleta atado a un riel, y cobraron igual un rescate de 9.000 pesos y 2.000 dólares que pagó el padre. El cadáver fue encontrado el 12 de agosto de 2002.  En el primer juicio, también a cargo de este tribunal, condenó a prisión perpetua a Marcelo ‘Chelo’ Cejas, Julio César Rotella, David ‘Chaca’ Pereyra, Rosa Pistillo, alias ‘La Gorda Rosita’, y Enrique ‘Baty’ Báez. Mientras que Lauro Shimabukuru fue sentenciado a 10 años de cárcel y José Pablo García a 5 años.

Deja una respuesta