jueves 22 de octubre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
RADIO EN VIVO

POLITICA: El PJ seria el proximo campo de batalla los halcones planean anular a Scioli

El clima de paz política no superó el entierro de Néstor Kirchner. Los halcones que hoy controlan el gobierno, encabezados por Carlos Zanini, hacen planes para que CFK se haga cargo de la parte de la herencia que su marido no le transmitió: el PJ. Jorge Landau y Miguel Ángel Pichetto, apoderados partidarios, estarían trabajando con el operador Juan Carlos Mazzón en un plan para aprovechar el actual -y probablemente transitorio- ascenso de la presidente en el firmamento político. El objetivo sería que ésta asuma la presidencia del PJ -previa renuncia del actual Consejo Nacional- y sin necesidad de convocar a que los afiliados voten, como lo dispone hoy el artículo 24 de la Carta Orgánica. Esto se evitaría convocando al Congreso Nacional Justicialista para que acepte la renuncia del Consejo Nacional. En el mismo acto el Congreso modificaría la Carta Orgánica arrogándose la facultad de elegir al Consejo y, a renglón seguido, proclamaría a Cristina como jefa partidaria acompañada por un elenco de los más leales.

Un ACV y una muerte cambiaron todo

Este plan demuestra por sí el estado de preocupación y debilidad que domina al núcleo duro del kirchnerismo. Una muerte (la de Kirchner) y un ACV (el de Alberto Balestrini) hicieron que las dos estructuras decisivas del peronismo, el PJ nacional y el bonaerense, estén conducidos por dos inconfiables. Los halcones llenarían los oídos de CFK con advertencias. Si ella no asume rápidamente la conducción partidaria -dicen- el rol político de Scioli empezará a crecer y nada podría descartarse. Una hipotética alianza entre aquél y Hugo Moyano colocaría al kirchnerismo en una situación de jaque. En Olivos nadie desconoce que Scioli es básicamente un tiempista. Por ahora enfatizará su obediencia y disciplina. Pero cuando a partir de marzo empiece a correr la cuenta regresiva para las primarias del 14 de agosto, el ex motonauta, si consigue el respaldo de algunos gobernadores y de los intendentes más gravitantes del conurbano, podría imponerles condiciones a los halcones K. Por ejemplo, que el mismo Scioli sea el candidato a presidente si las encuestas le dan mejor que a la presidente. El caso es que, si se desata la ofensiva para que renuncie a la conducción partidaria, Scioli estará ante un difícil dilema. Si se niega, precipitaría su ruptura con el kirchnerismo, con las consecuencias que esto tendría. Pero si acepta, quedaría sumamente debilitado, perdiendo el perfil propio que había adquirido en los últimos dos meses, desde que Kirchner cometió el error de amonestarlo en público. La convocatoria de intendentes y legisladores que Scioli efectuó para mañana buscaría medir los apoyos para resistir los embates que se le vienen.

De Narváez, el primer negociador

Pero el plan de los halcones tendría otro capítulo: desmantelar al Peronismo Federal negociando con Francisco de Narváez para que acepte presentarse como candidato a gobernador en la primaria del PJ bonaerense. José Luis Manzano y Mazzón hablarían de eso. De Narváez, el único peronista disidente que fue aceptado en el velatorio, encabeza la tendencia a negociar. Pero su objetivo excluyente es ser gobernador, así que volvería al PJ sólo si Scioli sale de la carrera por el sillón de Dardo Rocha. Por ejemplo, si la presidente lo convence de ser su candidato a vice. Con De Narváez dentro del PJ, según los cálculos kirchneristas, el resto del Peronismo Federal se vería obligado a negociar en cada provincia con los gobernadores y Eduardo Duhalde podría quedar aislado. En otras palabras, que el gobierno estaría en mejores condiciones para recapturar parte de los votos peronistas que viene perdiendo desde el 2009. Este plan pasa a ser ahora la pesadilla de la plana mayor radical, que estaba muy confiada en vencer a Kirchner en la segunda vuelta. En una confesión de su inquietud, Ricardo Alfonsín acaba de declarar que de ningún modo cree posible que los dos peronismos lleguen a un acuerdo.Por Carlos Tórtora para el Informador Público

Deja una respuesta