El tiempo - Tutiempo.net

Publicación: 10/10/2010

POLITICA: El periodista Horacio Vervitsky acusa al procurador Da Roca de impulsar la candidatura a presidente de Daniel Scioli

No es un secreto que el periodista Horacio Verbitsky suele ser una de las vías que utilizan los Kirchner para comunicarle su malestar a algún integrante del elenco oficial. En este caso el objetivo fue el procurador del Tesoro Josquín da Rocha, a quien “acusan” de impulsar la candidatura presidencial de Scioli.
En su momento, cuando se lo designó en el cargo, LPO publicó un exhaustivo perfil de este experimentado abogado peronista y allí se señaló la línea directa que había entre Da Rocha y el ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal.
Lo grave de la situación que denuncia Verbitsky es que revela hasta la médula el creciente aislamiento político de los Kirchner, ya que hasta uno de los funcionarios que deberían ser de mayor confianza –el procurador del Tesoro es el abogado del gobierno- está pensando en otros horizontes, en sintonía con enemigos mortales del gobierno como el grupo Clarín.
Verbitsky afirma que “el gobernador bonaerense prepara su candidatura presidencial, aunque recién el año próximo decidirá si dentro del proyecto político del kirchnerismo o en oposición a él. Su personalidad le permite manejar sin dificultades semejante indefinición. Dice uno de sus colaboradores: “Scioli es así, hiperkinético pero sin una línea definida en nada. No le preguntes si algo es blanco o negro, porque no lo sabe. Me hace acordar a un mozo al que le pregunté si el pescado que me sirvió era a la plancha o al horno, y contestó que sí”.
Y confirma que “a Scioli y no a Carlos Reutemann se refería el alcalde porteño Mauricio Macri cuando dijo que estaría dispuesto a posponer su candidatura presidencial si apareciera una alternativa afín y se alcanzara un acuerdo político para acabar con Néstor Kirchner”.
“En pocos días Scioli tuvo dos encuentros con Macri en circunstancias sociales, con las respectivas mujeres. Karina Rabolini es un puente con la prometida de Macri, Juliana Awada, como lo fue durante años con la esposa de Francisco de Narváez, la modelo Agustina Ayllón, quien recurría a ella cada vez que en una discusión terminaba magullada”, agrega.
“Quien se reunió con Scioli en un contexto más político fue Jorge Macrí, vicepresidente de la Legislatura, quien podría integrarse al gabinete bonaerense en Seguridad, que volvería a desdoblarse de Justicia. Luego del encuentro, Macri dijo que Ricardo Casal era el mejor ministro de Justicia que tuvo la provincia, pero que en Seguridad él tenía equipos superiores. Encomió al gobernador y a su ministro, y también al ex gobernador Felipe Solá y al precandidato De Narváez. Es irónico que, en 2007, al fundamentar por qué Scioli sería su carta fuerte en Buenos Aires, Kirchner sostuvo que era la única forma de impedir que Macri saltara de la Capital a la provincia y se impusiera allí, lo cual “sería el fin de nuestro proyecto”.
Es más el periodista le recuerda a Scioli, a quien trata como “un hombre de negocios” o “ex comerciante de electrodomésticos”, que apenas asumió la vicepresidencia en 2003 “cuestionó tanto los juicios por los crímenes de la dictadura como el congelamiento de tarifas de las empresas de servicios públicos privatizadas”.
La estrategia de Scioli y las charlas con Duhalde
Según Verbistky, el gobernador “seguirá cerca de Kirchner todo lo posible, diferenciándose en los gestos y las palabras, con la esperanza de que la ventaja que dice tener a su favor en varias encuestas termine por inducir al ex presidente a ungirlo como el mal menor”, pero agrega el dato central de toda la nota: “De no ser así, Scioli lo enfrentaría”. Es decir, que Scioli ya habría decidido ser candidato a presidente con Kirchner o contra Kirchner.
“La colocación de bonos provinciales por 550 millones de dólares pagando una tasa exorbitante del 11,75 por ciento forma parte de sus preparativos. El tema formó parte de una de las últimas conversaciones sostenidas por el gobernador en una de las quintas del ex senador Eduardo Duhalde, en Alejandro Korn”.
Para luego, agregar el periodista la información mas delicada: “De ese proyecto forma parte buena parte de su gabinete, lo cual es comprensible, pero también funcionarios del gobierno nacional a cargo de operaciones sensibles encomendadas por el Poder Ejecutivo, como la madre de todas las batallas, contra el Grupo Clarín”.
“Además de los ministros bonaerenses Alberto Pérez, Mario Oporto, Baldomero Alvarez y Casal, son de la partida algunos ex funcionarios que siguen trabajando con Scioli, como el actual director del Banco Provincia Rafael Perelmiter, y el ex encargado de Agricultura y Ganadería, Emilio Monzó. En los contactos empresarios se especializó el presidente del Banco Provincia, Guillermo Francos” y revela que “cuando Scioli desembarcó en La Plata con su equipo de porteños, Casal intimó con Pérez, a quien ayudó a encontrar una casa quinta apropiada en City Bell, próxima a la suya, lo cual les permite desayunar juntos. Pérez también es un invitado permanente a la mansión que Casal tiene en Pinamar con vista al mar. Allí ambos conversaron sobre el proyecto Scioli presidente con el intendente de Tigre, Sergio Massa quien, en ese esquema, podría aspirar a la gobernación”.
“Pero los coequipers más sorpresivos son la extraña pareja formada por el Procurador del Tesoro de la Nación, Joaquín Pedro Da Rocha, y el ex Gerente de Proyectos de Bunge & Born, Gustavo Caraballo”, revela.
El periodista incursiona incluso en temas de la intimidad de Scioli y hasta aprovecha para recordar el desgraciado incendio que sufrió en su departamento en 1987, donde fallecido el encargado del edificio, situación en la que Da Rocha ofició de abogado del hoy gobernador. De paso, Verbitsky no pierde la oportunidad de recordar que el procurador fue abogado de Aníbal Fernández “en una causa penal por una denuncia sobre la privatización de los servicios sanitarios de Quilmes”.
Para luego confirmar otro anticipo de LPO, que al asumir la gobernación, Scioli quiso designar a Da Rocha como ministro de Justicia bonaerense, pero este le sugirió “al ex oficial penitenciario Casal, quien lo acompaña en su grupo de presión sobre los Tribunales, Fundejus”.
La relación con Clarín
“Tanto Da Rocha como Casal usan traba de corbata, que hace algunas décadas era signo de ascenso social. Ese ascenso tiene que ver con Caraballo, el principal contacto para la obtención de clientes y arbitrajes millonarios del estudio que Da Rocha comparte con Gustavo Gené y Raúl Munrabá y en el que también ha llevado algunos casos el ex ministro de Relaciones Exteriores Rafael Bielsa”, puntualiza.
“Las reuniones en las que se elaboran planes y equipos para el lanzamiento presidencial de Scioli se realizan durante la semana en los despachos platenses de Alberto Pérez y Casal y en el estudio de Da Rocha, al que asistió el propio Casal, y los domingos en la casa del gobernador en Villa La Ñata, en Benavídez”, puntualiza.
“El sábado 25 de septiembre, muchos de ellos coincidieron en la iglesia del Pilar y luego en el Club Ciudad de Buenos Aires en la celebración de la boda del ingeniero Juan José Burgos con Clara Da Rocha, hija del Procurador del Tesoro, a quien CFK encomendó que denunciara a los directivos de Clarín y La Nación por la presunta participación en crímenes de lesa humanidad”, recuerda.
“Caraballo es uno de los testigos ofrecidos por los imputados, quien sostiene que ni durante su cautiverio compartido con los padres, hermano y cuñada de David Graiver ni en los 33 años transcurridos desde entonces le mencionaron la extorsión por Papel Prensa entre las causales de su secuestro”, señala.
“Es comprensible que no confiaran en el Capitán Plumita o el Viejo Bucanero, como llaman a Caraballo sus amigos de la navegación por el Mediterráneo: luego de la muerte de Graiver, Caraballo presionó a Lidia Papaleo para que le pagara una deuda millonaria al ex ministro de Economía José Gelbard, de quien el joven banquero había sido testaferro”, agrega Verbitsky, para luego señalar que “en la Iglesia, el gobernador había cuchicheado en una de las primeras filas con Casal y Caraballo”.
“¿Cómo explicarán esta confraternización entre el jefe de los abogados del gobierno y el testigo que intentó desacreditar la denuncia del Estado quienes creen que el gobierno de CFK es vertical, autoritario y excluyente?”, se pregunta el periodista para agregar que “las citas de Da Rocha con Caraballo son frecuentes. Uno de los lugares en los que se encuentran a almorzar es el restaurant “Fervor”, de Posadas y Callao” y se indigna porque “esos almuerzos ni siquiera se interrumpieron cuando la presidente presentó el informe “Papel Prensa, la verdad” y encomendó a la Procuración del Tesoro efectuar las denuncias judiciales que se desprendían de su contenido”.
Puntualiza además Verbitsky que “antes de declarar ante el juez Arnaldo Corazza (el magistrado platense que tiene la causa de Papel Prensa), Caraballo consultó con otro abogado al que había conocido como parte del equipo de Da Rocha. Corazza es amigo de Da Rocha, quien intervino en su designación. Un conocido común de ambos le sugirió hace unos días que se declare incompetente en la causa de Papel Prensa y la remita a la Capital Federal”. Fte. textual lapolitica online

No es un secreto que el periodista Horacio Verbitsky suele ser una de las vías que utilizan los Kirchner para comunicarle su malestar a algún integrante del elenco oficial. En este caso el objetivo fue el procurador del Tesoro Josquín da Rocha, a quien “acusan” de impulsar la candidatura presidencial de Scioli.
En su momento, cuando se lo designó en el cargo, LPO publicó un exhaustivo perfil de este experimentado abogado peronista y allí se señaló la línea directa que había entre Da Rocha y el ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal.
Lo grave de la situación que denuncia Verbitsky es que revela hasta la médula el creciente aislamiento político de los Kirchner, ya que hasta uno de los funcionarios que deberían ser de mayor confianza –el procurador del Tesoro es el abogado del gobierno- está pensando en otros horizontes, en sintonía con enemigos mortales del gobierno como el grupo Clarín.
Verbitsky afirma que “el gobernador bonaerense prepara su candidatura presidencial, aunque recién el año próximo decidirá si dentro del proyecto político del kirchnerismo o en oposición a él. Su personalidad le permite manejar sin dificultades semejante indefinición. Dice uno de sus colaboradores: “Scioli es así, hiperkinético pero sin una línea definida en nada. No le preguntes si algo es blanco o negro, porque no lo sabe. Me hace acordar a un mozo al que le pregunté si el pescado que me sirvió era a la plancha o al horno, y contestó que sí”.
Y confirma que “a Scioli y no a Carlos Reutemann se refería el alcalde porteño Mauricio Macri cuando dijo que estaría dispuesto a posponer su candidatura presidencial si apareciera una alternativa afín y se alcanzara un acuerdo político para acabar con Néstor Kirchner”.
“En pocos días Scioli tuvo dos encuentros con Macri en circunstancias sociales, con las respectivas mujeres. Karina Rabolini es un puente con la prometida de Macri, Juliana Awada, como lo fue durante años con la esposa de Francisco de Narváez, la modelo Agustina Ayllón, quien recurría a ella cada vez que en una discusión terminaba magullada”, agrega.
“Quien se reunió con Scioli en un contexto más político fue Jorge Macrí, vicepresidente de la Legislatura, quien podría integrarse al gabinete bonaerense en Seguridad, que volvería a desdoblarse de Justicia. Luego del encuentro, Macri dijo que Ricardo Casal era el mejor ministro de Justicia que tuvo la provincia, pero que en Seguridad él tenía equipos superiores. Encomió al gobernador y a su ministro, y también al ex gobernador Felipe Solá y al precandidato De Narváez. Es irónico que, en 2007, al fundamentar por qué Scioli sería su carta fuerte en Buenos Aires, Kirchner sostuvo que era la única forma de impedir que Macri saltara de la Capital a la provincia y se impusiera allí, lo cual “sería el fin de nuestro proyecto”.
Es más el periodista le recuerda a Scioli, a quien trata como “un hombre de negocios” o “ex comerciante de electrodomésticos”, que apenas asumió la vicepresidencia en 2003 “cuestionó tanto los juicios por los crímenes de la dictadura como el congelamiento de tarifas de las empresas de servicios públicos privatizadas”.
La estrategia de Scioli y las charlas con Duhalde
Según Verbistky, el gobernador “seguirá cerca de Kirchner todo lo posible, diferenciándose en los gestos y las palabras, con la esperanza de que la ventaja que dice tener a su favor en varias encuestas termine por inducir al ex presidente a ungirlo como el mal menor”, pero agrega el dato central de toda la nota: “De no ser así, Scioli lo enfrentaría”. Es decir, que Scioli ya habría decidido ser candidato a presidente con Kirchner o contra Kirchner.
“La colocación de bonos provinciales por 550 millones de dólares pagando una tasa exorbitante del 11,75 por ciento forma parte de sus preparativos. El tema formó parte de una de las últimas conversaciones sostenidas por el gobernador en una de las quintas del ex senador Eduardo Duhalde, en Alejandro Korn”.
Para luego, agregar el periodista la información mas delicada: “De ese proyecto forma parte buena parte de su gabinete, lo cual es comprensible, pero también funcionarios del gobierno nacional a cargo de operaciones sensibles encomendadas por el Poder Ejecutivo, como la madre de todas las batallas, contra el Grupo Clarín”.
“Además de los ministros bonaerenses Alberto Pérez, Mario Oporto, Baldomero Alvarez y Casal, son de la partida algunos ex funcionarios que siguen trabajando con Scioli, como el actual director del Banco Provincia Rafael Perelmiter, y el ex encargado de Agricultura y Ganadería, Emilio Monzó. En los contactos empresarios se especializó el presidente del Banco Provincia, Guillermo Francos” y revela que “cuando Scioli desembarcó en La Plata con su equipo de porteños, Casal intimó con Pérez, a quien ayudó a encontrar una casa quinta apropiada en City Bell, próxima a la suya, lo cual les permite desayunar juntos. Pérez también es un invitado permanente a la mansión que Casal tiene en Pinamar con vista al mar. Allí ambos conversaron sobre el proyecto Scioli presidente con el intendente de Tigre, Sergio Massa quien, en ese esquema, podría aspirar a la gobernación”.
“Pero los coequipers más sorpresivos son la extraña pareja formada por el Procurador del Tesoro de la Nación, Joaquín Pedro Da Rocha, y el ex Gerente de Proyectos de Bunge & Born, Gustavo Caraballo”, revela.
El periodista incursiona incluso en temas de la intimidad de Scioli y hasta aprovecha para recordar el desgraciado incendio que sufrió en su departamento en 1987, donde fallecido el encargado del edificio, situación en la que Da Rocha ofició de abogado del hoy gobernador. De paso, Verbitsky no pierde la oportunidad de recordar que el procurador fue abogado de Aníbal Fernández “en una causa penal por una denuncia sobre la privatización de los servicios sanitarios de Quilmes”.
Para luego confirmar otro anticipo de LPO, que al asumir la gobernación, Scioli quiso designar a Da Rocha como ministro de Justicia bonaerense, pero este le sugirió “al ex oficial penitenciario Casal, quien lo acompaña en su grupo de presión sobre los Tribunales, Fundejus”.
La relación con Clarín
“Tanto Da Rocha como Casal usan traba de corbata, que hace algunas décadas era signo de ascenso social. Ese ascenso tiene que ver con Caraballo, el principal contacto para la obtención de clientes y arbitrajes millonarios del estudio que Da Rocha comparte con Gustavo Gené y Raúl Munrabá y en el que también ha llevado algunos casos el ex ministro de Relaciones Exteriores Rafael Bielsa”, puntualiza.
“Las reuniones en las que se elaboran planes y equipos para el lanzamiento presidencial de Scioli se realizan durante la semana en los despachos platenses de Alberto Pérez y Casal y en el estudio de Da Rocha, al que asistió el propio Casal, y los domingos en la casa del gobernador en Villa La Ñata, en Benavídez”, puntualiza.
“El sábado 25 de septiembre, muchos de ellos coincidieron en la iglesia del Pilar y luego en el Club Ciudad de Buenos Aires en la celebración de la boda del ingeniero Juan José Burgos con Clara Da Rocha, hija del Procurador del Tesoro, a quien CFK encomendó que denunciara a los directivos de Clarín y La Nación por la presunta participación en crímenes de lesa humanidad”, recuerda.
“Caraballo es uno de los testigos ofrecidos por los imputados, quien sostiene que ni durante su cautiverio compartido con los padres, hermano y cuñada de David Graiver ni en los 33 años transcurridos desde entonces le mencionaron la extorsión por Papel Prensa entre las causales de su secuestro”, señala.
“Es comprensible que no confiaran en el Capitán Plumita o el Viejo Bucanero, como llaman a Caraballo sus amigos de la navegación por el Mediterráneo: luego de la muerte de Graiver, Caraballo presionó a Lidia Papaleo para que le pagara una deuda millonaria al ex ministro de Economía José Gelbard, de quien el joven banquero había sido testaferro”, agrega Verbitsky, para luego señalar que “en la Iglesia, el gobernador había cuchicheado en una de las primeras filas con Casal y Caraballo”.
“¿Cómo explicarán esta confraternización entre el jefe de los abogados del gobierno y el testigo que intentó desacreditar la denuncia del Estado quienes creen que el gobierno de CFK es vertical, autoritario y excluyente?”, se pregunta el periodista para agregar que “las citas de Da Rocha con Caraballo son frecuentes. Uno de los lugares en los que se encuentran a almorzar es el restaurant “Fervor”, de Posadas y Callao” y se indigna porque “esos almuerzos ni siquiera se interrumpieron cuando la presidente presentó el informe “Papel Prensa, la verdad” y encomendó a la Procuración del Tesoro efectuar las denuncias judiciales que se desprendían de su contenido”.
Puntualiza además Verbitsky que “antes de declarar ante el juez Arnaldo Corazza (el magistrado platense que tiene la causa de Papel Prensa), Caraballo consultó con otro abogado al que había conocido como parte del equipo de Da Rocha. Corazza es amigo de Da Rocha, quien intervino en su designación. Un conocido común de ambos le sugirió hace unos días que se declare incompetente en la causa de Papel Prensa y la remita a la Capital Federal”. Fte. textual lapolitica online

Deja una respuesta