jueves 22 de octubre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
RADIO EN VIVO

POLITICA: Diputados del oficialismo se reunieron en Pinamar y hubo criticas para la conducción del PJ bonaerense

Un grupo de legisladores bonaerenses se pintó la cara esta semana y está dispuesto a salir a pelear lugares, tanto con los Kirchner como con el gobernador Daniel Scioli. La disputa alcanza también al titular del Senado y presidente del PJ provincial Alberto Balestrini. La reunión de los disidentes se hizo el domingo pasado en un caserón de la avenida Libertador al 4000 de Pinamar, picada, asado y helado mediante. La idea es reflotar un polo de poder como el que manejó Osvaldo Mércuri durante los 90, que se conoció públicamente como la “diputadora”.

La diferencia con esta corriente política es que no reconocen un liderazgo como el que tanto Mércuri, desde la Liga Peronista Bonaerense, como Alberto Pierri, desde la Liga Federal, tenían en Eduardo Duhalde.

BRONCA. La conducción actualmente recae en la figura del presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Horacio González, más un primus inter pares que un jefe para el resto de los muchachos. El bautismo de fuego lo tuvieron en diciembre, cuando osaron desobedecer la orden de Néstor Kirchner de ungir, sin discusión, a José María Díaz Bancalari como presidente del Congreso provincial del PJ. Aupados sobre todo en un grupo de intendentes díscolos del oeste y el norte del conurbano, entre los que sobresalen Sergio Massa, Alberto Descalzo y el jefe comunal de La Plata, Pablo Bruera, propusieron como alternativa a Horacio González como jefe del peronismo bonaerense.

A Néstor, el gesto de desobediencia le cayó como una patada en el hígado y, como todo jefe que se precie de tal, levantó el teléfono, llamó al orden y consiguió que, a duras penas, con un quórum demasiado ajustado y con notorias ausencias, se hiciera su voluntad.

Ese día Néstor puteó, pero los disidentes festejaron. “No nos dejan ni siquiera armar las listas de candidatos. A partir de ahora, van a tener que pensar mejor antes de dejarnos de lado”, dijeron y empezaron a tejer los acuerdos que alumbrarán, en los próximos días, lo que definieron como “una corriente de opinión”.

ENCOLUMNADOS. Horacio González, en diálogo con Crítica de la Argentina, admitió el encuentro, reconoció que se escucharon críticas a Kirchner, Scioli y Balestrini, pero dijo que “todos estamos encolumnados con las políticas de los gobierno nacional y provincial”.

La reunión, según González, era para “coordinar la agenda legislativa y el trabajo del resto del año” en un ambiente distendido. Y que, en ese marco, “se discutió libremente de política, y claro, se escucharon algunas críticas. Pero ¡ojo!, críticas constructivas”, juró González. Otras fuentes, que elogiaron la calidad del asado de tira, aseguraron a este medio, en cambio, que varios diputados criticaron lo que llaman “estilo K” de conducción, que “ordena sin consultar”. En la volteada cayeron también Daniel Scioli –“pobre, no puede ni hablar”, dijeron– y Alberto Balestrini, a quien también le adjudican un estilo de conducción verticalista.

El diputado Guido Lorenzino Mata, que se define como sciolista, explicó que, si bien se escucharon críticas, no se cuestionaron los grandes trazos de las políticas nacionales o provinciales. Lorenzino cree que el espacio aportará ideas e iniciativas propias que servirán “para complementar”, y no para oponerse a los ejecutivos.

“Algunos son más K, otros más críticos, algunos somos sciolistas, pero todos decidimos salir a la cancha con nuestras ideas. Y Horacio, que condujo la Cámara estos años, buscando consensos y haciendo aprobar las leyes que necesitamos, es la persona que debe encabezar este espacio”, confirmó.

TORNIQUETE. En rigor, esta remozada diputadora se puso en marcha después de la derrota del 28 de junio cuando varios jefazos territoriales sintieron en carne propia la posibilidad de perder las comunas en las elecciones de 2011.

Estos legisladores, que en su mayoría responden a intendentes, dicen lo que sus jefes no pueden decir por falta de independencia económica. La Cámara, que tiene un presupuesto holgado, no depende de los humores oficiales para sobrevivir. Scioli ya lo vivió en carne propia, cuando después del 28-J quiso mostrar gestos de independencia y Néstor le puso torniquete al flujo de fondos nacionales hacia la provincia.

Algo parecido les pasa a los intendentes, que dependen cada vez más del Estado nacional para hacer obras públicas, o simplemente para pagar salarios. Además de González y Lorenzino estaban entre otros los diputados Juan Garivoto, Raúl Pérez, Iván Budassi, Jorge Varela, Gabriel Bruera, Darío Duretti, Graciela Rego, Alicia Tabares, Franco La Porta, Horacio Delgado y Tomás Hogan.Fte. criticadigital.com.ar

Deja una respuesta