lunes 30 de noviembre de 2020

DUHALDE: De ser presidente mis ministros serían Lavagna, Camaño y Atanasof

 El miércoles, Duhalde ya había anunciado su precandidatura a presidente para 2011 por el PJ disidente, argumentando que entre las razones de su lanzamiento está “la convicción de que al país le hace falta dirigentes con experiencia” y “diálogo”, así como en la necesidad de “terminar con los enfrentamientos”. Duhalde criticó con dureza al ex mandatario Néstor Kirchner, de quien dijo que promueve “una política extorsiva” por lo que “los intendentes del conurbano bonaerense no apoyarán” su posible postulación.
“Voy a trabajar para que nunca más (Kirchner) sea dirigente por lo menos en mi provincia” al tiempo que opinó que “cuando Kirchner se vaya no va a haber fotos de él ni en gremios ni en ningún lado. Solamente la madre debe tener una foto de él”.
En su ofensiva contra el actual diputado y ex presidente Néstor Kirchner, sostuvo que el ex mandatario santacruceño “parecía progresista, pero hizo todo lo contrario a lo que prometía”.
Consultado por una radio rosarina sobre quiénes serían sus eventuales colaboradores en caso de acceder nuevamente a la Casa de Rosada, Duhalde aludió a Graciela Camaño, -que fue una extraordinaria ministra de Trabajo”, dijo-, a Alfredo Atanasof y dos ministros de Economía de sus gestión, Roberto Lavagna y Jorge Remes Lenicov.
Duhalde argumentó a favor del lanzamiento de su candidatura: “Yo estoy donde están los cuarteles generales de Kirchner y tengo la necesidad de empezar a trabajar y organizar para que surjan dirigentes nuevos en la provincia de Buenos Aires. Voy a trabajar para que nunca más (Kirchner) sea dirigente por lo menos en mi provincia”.
Tras ratificar que quiere “enfrentar y derrotar a Kirchner en la interna del PJ”, Duhalde explicó que su sucesor “va a tener muy poco apoyo” de los intendentes del conurbano, quienes “ahora lo acompañan sólo porque son víctimas de una política extorsiva”.
Cuestionó “la política confrontativa de Kirchner” y puntualizó que “esa circunstancia se debe cambiar por el bien del país”.
“En la política moderna, los consensos priman. Hay que dejar atrás los mensajes bélicos. Mi deseo es una nueva generación que venga a gobernar, como intenté en 2003, pero nos pasó lo contrario”, subrayó.

Deja una respuesta